• Te aseguramos la máxima indemnización. Llámanos: (+34) 932 38 59 40

Javier Leiva Méndez gana el caso contra una franquicia de Vitaldent

Home » Javier Leiva Méndez gana el caso contra una franquicia de Vitaldent » casos de éxito » Javier Leiva Méndez gana el caso contra una franquicia de Vitaldent

En Barcelona, capital cosmopolita de la región de Cataluña España, precisamente en una franquicia de Vitaldent en Montcada i Reixac, una dentista que desempeñaba su labor en ese establecimiento mediante un proceso de implantación de prótesis en una paciente, incorporo una prótesis de cromo-cobalto, a una paciente que era intolerante a este tipo de material.  

Este caso publicado en El Periódico nos muestra que todos estamos protegidos ante las malas praxis de grandes corporaciones. En Bufete Leiva estamos para ayudarte. A continuación te explicamos los detalles.

La paciente afectada sufre graves secuelas tras esta mala práctica la cual resulto contraproducente, debido a su alergia e este tipo de materiales que se le incorporaron en la prótesis. Esta reacción en contra a la prótesis implantada afecta directamente a sus actividades diarias e incluso desenvolverse como lo hacía antes, afectando notablemente en su actividad laboral e incluso en su vida personal general.

Este caso legal, dirigido por el abogado Javier Leiva Méndez ocurrió dentro de la franquicia Vitaldent, donde se realizó una mala práctica a una paciente de 38 años de edad, a la cual se le aplicó una prótesis de cromo-cobalto, materiales a los que la paciente afectada antes de acceder a la prótesis informo de forma personal, directa y documentalmente que era alérgica e intolerante.

Es por eso que la entidad odontológica Vitaldent junto a la entidad aseguradora Mapfre deberán acceder a la indemnización hacia la paciente, por una cantidad de 2,5 millones de euros, incluidos de igual manera los gastos legales del proceso.

Cargos legales estipulados

La audiencia perteneciente a Barcelona confirmo la sentencia del juzgado correspondiente al Juzgado Penal número 3 de Sabadell, donde autorizo el pago de indemnización por la cantidad de 884.937, además de los gastos correspondientes a los intereses generados desde la fecha del hecho que acontecen desde el año 2007. Además, la audiencia correspondiente al caso aplica condena sobre la facultativa, con una sentencia de prisión correspondiente a un lapso de 6 meses, además de la inhabilitación por la falta imprudente cometida por la demandada.

Los resultados de la imputación sobre los demandados no fue la ideal

Tras la imputación de sentencia hacia los demandados, el abogado Javier Leiva Méndez, quien representaba la defensa de la demandante, aseguro que la imputación de cargos no era la adecuada, que estaba muy por debajo a lo que se esperaba por la gran falta cometida. 

El abogado ofreció declaraciones en las que concebía que la condena no era la justa: «Esta sentencia por fin desacredita a este tipo de franquiciadas, que están exentas de seriedad y seguridad médica para el consumidor. Utilizan publicidad sensacionalista con un vacío en la prestación del servicio”, asegura el abogado de la demandante, Javier Leiva Méndez.

Datos generales del caso

La persona acusada era una trabajadora perteneciente a la entidad de vitaldent, la cual estaba asegurada por Mapfre, donde el 19 de septiembre del año 2007 la demandante accedió a dicha franquicia con la intención y objetivo de dar solución a sus problemas dentales. La demandada, con el conocimiento de que la paciente afectada era intolerante a los metales, accedió a implantar una prótesis cromo y cobalto, haciendo caso omiso y pasando por alto la situación de las alergias de la paciente afectada.

Resultados de esta mala practica

Tras esta mala práctica, al final a la paciente se le tuvo que retirar de emergencia la prótesis metálica, causando consecuencias graves como: afecciones alergológicas de índice bucal, además de trastornos depresivos y de ansiedad debido a las secuelas que dejo la mala práctica bucal. La mujer afectada afirmo que en su trabajo y en su vida cotidiana se siente como “una persona muerta en vida”, una situación que la marco de por vida.